Todo sobre "alimentación equilibrada"

Estudios indican que el consumo de bebidas con gas puede producir saciedad, que ayuda a mitigar el apetito

Según las conclusiones presentadas en la “Semana de las Enfermedades Digestivas” organizada por la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEDP). – La investigación, que recoge una exhaustiva revisión de los estudios realizados hasta el momento, concluye que no existe evidencia científica que asocie directamente el consumo de bebidas carbonatadas y un mayor riesgo de afecciones gastrointestinales. – Los autores señalan que algunas recomendaciones que se han hecho para que las bebidas con gas no se incluyan dentro de un estilo de vida saludable a partir de una alimentación equilibrada, variada y moderada, están basadas en argumentos que no están contrastados y, por tanto, “deberían ser reevaluadas”. – Las bebidas carbonatadas nacieron a finales del siglo XVIII en Inglaterra. Muchas de las primeras –como las sodas, aguas de selz, tónicas, sifones y otros refrescos de sabores- se elaboraban en las farmacias y se utilizaban para tratar pequeñas afecciones y malestares estomacales. – El anhídrido carbónico o CO2 es un gas presente en la naturaleza, inocuo y sin calorías. En las bebidas actúa como conservante, proporciona efervescencia e intensifica el sabor, el aroma y da acidez a la bebida. Santiago de Compostela, junio de 2010.- Las consecuencias de la carbonatación se han convertido en el centro de atención en la última década, incluyendo algunas ideas falsas. Y una de las más extendidas es que las bebidas con gas engordan más que la que no lo tienen. Esto no sólo no es cierto, ya que el anhídrido carbónico es un gas que...