Todo sobre "fajas reductoras"

La verdad de las fajas reductoras

La verdad de las fajas reductoras

Las fajas reductoras son unos productos que nos prometen bajar de peso, sobretodo en el área de la cintura, con solo su uso. La idea no está del todo mal. Sin embargo no todas hacen lo que dicen o mejor dicho no aclaran que más debemos hacer para poder realmente obtener los beneficios de su compra. Fajas reductoras vs fajas quemagrasa Antes que nada debemos diferenciar las fajas reductoras de las llamadas fajas quemagrasa. Las primeras a las que nos referimos son aquellas que básicamente buscan moldear el cuerpo por acción elástica. Las segundas son las fajas de neopreno o goma que provocan un aumento de temperatura corporal y evitan la transpiración, consiguiendo una sudoración significativa, sin lograr su cometido de quemar grasas. La promesa del cuerpo perfecto Volviendo a las fajas reductoras, al ponerse una de estas fajas su cuerpo queda automáticamente moldeado, pero en proporción a su volumen corporal. En otras palabras las fajas reductoras estilizan el cuerpo en forma pero sin reducir ni un gramo de peso. Existen varios modelos que ajustan sus medidas en el busto, cintura, caderas, levantan los glúteos, recogen los muslos, etc. Muchas personas incluso piensan o s dejan convencer de que su uso frecuente puede hacerles bajar de peso. Lo que si puede ocurrir es algo similar a lo que sucede usando las fajas quemagrasa, deshidratarse un poco. La verdad de las fajas reductoras es esa, solo moldearán su cuerpo manteniendo el mismo peso actual. Lo que no se dice es...