Todo sobre "inyecciones"

La mesoterapia

La mesoterapia

Los tratamientos de mesoterapia se iniciaron en Francia en 1952, y el primero en aplicarla fue el médico francés Michel Pistor. Consiste en administrar al paciente mediante inyecciones, dosis pequeñas de homeopáticos, vitaminas, aminoácidos o minerales, en la primera capa de la dermis, exactamente debajo de la piel. El tipo de productos que se deberá aplicar estará de acuerdo con las necesidades que el paciente tenga en esos momentos: mejorar la circulación, metabolizar, oxigenación o bien acelerar las paredes de las zonas con grasa, con el fin de que éstas se desintegren más rapidamente. Si se desea potenciar los resultados de la mesoterapia, se aplicarán los llamados cócteles, que son una mezcla de compuestos vegetales con efectos circulatorios, reafirmantes, liporreductores y moldeadores. El nombre de mesoterapia proviene de la capa de la piel en la que se deben inyectar esas sustancias. Este tipo de infusiones consigue que, al actuar de manera directa sobre el tejido adiposo, progresivamente vayan disminuyendo las toxinas y la grasa. Para conseguir unos buenos resultados harán falta unas diez sesiones aproximadamente. La aplicación de la mesoterapia empieza cuando ni los ejercicios y las dietas consiguen eliminar la grasa que sobra en nuestro cuerpo o la celulitis difícil o imposible de eliminar. Y es que se cree que esta técnica es la más eficaz para eliminar los depósitos de grasa y la celulitis que se acumulan en ciertas zonas concretas. En la mujer, las zonas que más se suelen tratar son: los mulos, la papada, chamarreras,...