Volver
Compartir

La anorexia o el pánico a engordar

Obesidad y celulitis . Tratamientos y remedios para la celulitis y la obesidad

anorexia

La anorexia es uno de los trastornos de la alimentación más peligroso. Esta afirmación se debe sobre todo a la capacidad que tiene este trastorno patológico de producir la muerte de la persona afectada. En general, esta enfermedad, que de eso se trata, se podría resumir como un temor exagerado a engordar, aunque en realidad se trata de un conjunto de trastornos que desembocan en lo que suele ser considerado como una fobia a la comida.

La anorexia suele ser una enfermedad reservada al sexo femenino, ya que el 90% de los casos son mujeres las que sufren de este problema. Desgraciadamente se dan más casos de los que pudiera esperarse, llegando en la actualidad a ser anoréxica un cinco por mil la población adolescente.

Dado que la incidencia de la anorexia es difícil encontrarla fuera de paises desarrollados, donde se suele exhortar a la gente a la esbeltez, es de suponer que los medios de comunicación social contribuyen en cierta medida a su aparición.

La anorexia suele aparecer con la pubertad, alrededor de los 23-25 años. Si se supera esa edad, es difícil, aunque no imposible, que aparezca. Se cree que el temor a perder la infancia crea un rechazo hacia el desarrollo del cuerpo. Estos dos factores suelen ser los dos desencadenantes más frecuentes, aunque no hay que olvidar que existen otros muchos más con connotaciones más profundas.

El perfil más generalizado de la anorexia suele ser el de chicas con buen comportamiento familiar, muy inteligentes y buenas estudiantes. En cuanto a su comportamiento, la anoréxica crea un distanciamiento con los amigos y familiares, motivado por lo que ella considera incomprensión. En cuanto a sus conocimientos sobre alimentación, éstos suelen ser grandes en lo referente al poder calórico de los alimentos y sobre otros temas relacionados. También son buenas cocineras, a las que no les importa en absoluto cocinar para otros. Sin embargo, en lo que a ellas se refiere, sienten un miedo atroz a engordar, incluso son capaces de inventar la mayor mentira con tal de no comer, y piensan que los demás la engañan cuando les dicen que están muy delgadas. El pánico que les provoca engordar les lleva a consumir en exceso laxantes y diuréticos, lo que contribuye a que su desnutrición sea cada vez mayor y su estado gane en precariedad.

Un síntoma precoz de la detección de la anorexia es la ausencia de menstruación, que la afectada suele atribuir a cualquier cosa menos a la causa principal, que es la hiponutrición; es decir, un nivel de nutrición inferior al saludable. Aunque en este caso, a la hora de someterse a los análisis de rigor, quedan de manifiesto las carencias generalizadas. También la caida del cabello es algo habitual en las personas anoréxicas, lo mismo que una importante deshidratación cutánea.

Hay que tener en cuenta que la conducta de la anoréxica es obsesiva, lo que le acarrean depresiones profundas al no poder conseguir sus propósitos. También sienten una gran sensibilidad al frío, lo que hace que incluso en pleno verano utilicen prendas de abrigo.

La conducta a la hora de comer de las personas que sufren anorexia es muy significativa. Pueden pasarse horas con un garbanzo en la boca, y si la circunstancia la obligan a comer, el vómito está asegurado.

En el terreno sexual, la estimulación parece estar adormecida. Su propio aislamiento hace que las personas con este problema sean mujeres que mantienen, en muchos casos, una actitud de rechazo frente a la sexualidad compartida e incluso frente a la autocomplacencia.

Hay que tener en cuenta que la persona anoréxica es incapaz de recuperarse por sus propios medios. Necesitará una ayuda que siempre suele rechazar sistemáticamente. Sin embargo, si logran superar el cuadro, su recuperación puede llegar a ser total y consiguen llevar una vida social y profesional bastante eficiente en el área que hayan escogido.

Nunca se debe pensar que la anorexia es cosa de la edad. Dado que la aparición de las primeras fases del proceso suelen coincidir con la pubertad puede hacer que pase desapercibida. No debe confundirse el deseo de perder algunos kilos de más con el inicio de un cuadro anoréxico. Hay que tener en cuenta los detalles que nos indican que algo raro sucede, como sería el caso de la tendencia al aislamiento y la lesión de su autoimagen con la negación de la evidencia de su delgadez, entre otros.

Si la anorexia es tratada en los primeros momentos, la solución casi siempre exigirá la ayuda de un control profesional y tratamiento farmacológico. Tengamos en cuenta que se trata de una enfermedad muy grave, y la persona que la padece debe ser tratada cuanto antes con una rigurosidad implacable.

Foto: https://www.flickr.com/photos/schnappischnap/

In the Free Yoast seo premium nulled metabox you can set a focus keyword.

¿Te ha gustado La anorexia o el pánico a engordar? Pués díselo a tus amigos, compártelo con todo el mundo:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Haz tu comentario en relación con el tema La anorexia o el pánico a engordar y por favor respeta las siguientes normas: No hagas SPAM, no emplees lenguaje SMS, trata de expresarte bien y no faltes al respeto de otros lectores. Si quieres ponerte en contacto con nosotros en relación al reportaje La anorexia o el pánico a engordar o con Obesidad y celulitis hazlo aquí. Gracias.

¿Quién es Cremita ?

Ver otros artículos de

2.1.0